Aprende Cómo preparar Remedios Caseros con Miel

La miel es un líquido dorado dulce y viscoso producido por las abejas. Además, es uno de los alimentos más completos que podemos hallar en la madre naturaleza, posee una larga historia de uso medicinal para numerosas problemas de salud. Entre sus bondades, la miel es un buen hidratante para la piel, un excelente antioxidante, un antibiótico natural muy valorado y un ingrediente que favorece la cicatrización.

Hipócrates, médico de la antigua Grecia, ha utilizado la miel de abeja para aliviar muchas afecciones de la piel, ulceras y el dolor en general, la recomendaba a todos sus pacientes para conseguir la longevidad. Para Cleopatra, la reina de Egipto, utilizaba la miel de abeja para conseguir una piel perfecta.

Remedios naturales a base de miel de abeja

Elimina el dolor de garganta y la tos

Aunque no lo creas, la miel de abeja es un expectorante natural que ayuda a eliminar las flemas, además es muy recomendable para controlar y combatir las infecciones en la garganta, porque es un ingrediente natural que posee propiedades antisépticas.

Para aliviar el dolor de garanta es recomendable que prepares una infusión. Para eso, necesitas un limón, agua y miel de abeja. Lo primero que debes hacer es cortar el limón por la mitad y exprime todo su jugo. Luego coloca a hervir una taza de agua y una vez que esté lista, añade el jugo de limón y 2 cucharaditas de miel de abeja. Disuelve bien todos los ingredientes  y tómalo lo más caliente que puedas.

Si además sufres tos, puedes preparar un jarabe. Para ello, necesitas tres cucharadas de miel de abeja y un limón. Corta el limón por la mitad y exprime en un vaso todo su jugo, luego añade las tres cucharaditas de miel y mézclalo bien. Ya está tu jarabe casero.

remedios-a-base-de-miel-de-abeja

Combate las cicatrices

Para eliminar esas horribles marcas que quedan después de una quemadura, herida o rozadura, no hay nada más bueno como la miel de abeja. La viscosidad que posee la miel se encarga de proporcionar una barrera protectora y forma un ambiente húmedo que reduce la formación de cicatrices. Aunque parezca mentira, la miel de abeja proporciona los nutrientes esenciales para la regeneración del tejido sano y estimula el desarrollo de nuevos capilares.

Lo único que debes hacer es lavar bien la herida, luego aplicas un poco de miel de abeja y lo dejas actuar aproximadamente media hora. Después lo enjuagas con agua tibia. Al poner miel sobre una herida se desprende peróxido de hidrógeno, un poderoso agente que se encargará de matar a las bacterias y por lo tanto, limpiará la herida por completo.

remedios-a-base-de-miel-de-abeja1

Lucha contra el acné

La miel de abeja es un poderoso antimicrobiano que no permite el desarrollo de bacterias en la piel, por lo que es un ingrediente perfecto para aquellas personas que tienen la piel con acné. La miel contiene un nivel de acidez, la encargada de no dejar que las bacterias crezcan y tampoco se reproduzcan, mientras que el peróxido de hidrógeno que desprende posee efecto antibacteriano, por lo que cuando te aplicar miel de abeja sobre tu piel, está se encargará de limpiar las poros, de remover la suciedad y la capas de la piel muerta.

De esta forma, se lucha contra el ambiente en el que se desarrollan mucho de los microorganismos que producen el acné, las impurezas y los barros. Tienes 2 formas para utilizar la miel de abeja:

  • 1°.- Puedes aplicar la piel pura por toda tu cara y dejarla actuar por unos veinte minutos, para luego retirarla con agua fría.
  • 2°.- Mezcla tres cucharadas de miel de abeja con el jugo de un limón y realiza el mismo procedimiento que la primera.

Para más información sobre la medicina natural ingresa a:

Deja un Comentario

Leer más
6 Cosas Que Nunca Deberías Hacer Para Adelgazar (Parte I)

Cuando se tiene la necesidad de bajar de peso y adelgazar lo antes posible, son muchas las cosas que se...

Cerrar