Ducha Vaginal Con Remedios Caseros

Ducha vaginal con remedios caseros

 

Las duchas, los baños, los ensalmes y remojos tienen años de existencia. Las duchas vaginales corresponden a una de las prácticas más ancestrales que existen. Desde tiempos inmemoriales, los griegos, fenicios y romanos eran cotidianas estas prácticas, las mujeres se hacían duchas vaginales por varias razones y para varios usos.

El agua y su poder sanador era invocado para regular el funcionamiento de una de las zonas más delicadas de la anatomía femenina.

Duchas vaginales 1024x683

La vagina es un área íntima, de una sensibilidad muy alta dada su alta inervación e irrigación nerviosa. Por ende durante el acto sexual, puede contraerse, inflamarse y adecuarse al entorno del pene que la penetra. Puerta de entrada para la fecundación, puerta de salida para la vida y la conservación de la especie. 

Por su temperatura, y su humedad constante puede ser un sitio propenso a manifestar la proliferación de olores, bacterias, flujos, ardor, picor, escozor, entre otras molestias. Cuando se hace crónica y produce alteración, dolor y hasta molestias para caminar se le conoce como vaginitis, que no es mas que la inflamación severa de toda el área externa de la vagina.

Si alguna de ustedes, ha padecido estas molestias, sabrá y podrá afirmar que son realmente incómodas y que pueden alterar el normal desenvolvimiento del día a día.

Muy a pesar de ser conocidas y aplicadas desde hace milenios, las duchas vaginales cuentan actualmente con muchos detractores, principalmente médicos ginecólogos quienes aluden que la aplicación de duchas vaginales a repetición puede ser más bien, parte del problema y no de la solución ante un cuadro inflamatorio o de infección vaginal, ya que por la falta de higiene del embolo o la hiperacidez de la ducha ya preparada se puede lacerar y vehiculizar las bacterias hasta el interior de la vagina.

ducha vaginal

Y nosotros no somos quienes para decir si los médicos están totalmente en lo cierto o no. Es entendible y lógica su razón. Lo que sí, recomendamos es que pueda tener su chequeo regular con un especialista y a su vez poder consultarle sobre la aplicación o no, de estas duchas entre otras aplicaciones.

Sin embargo, es nuestro deber ejemplificar y dar a conocer, que ciertamente las duchas vaginales existen y que antiguamente eran preparadas con agua sola, agua yodada, agua con sal marina, y agua decocida a base de plantas medicinales como remedios caseros.

De hecho, se conoce que la ducha vaginal en alguna regiones se consideró como el primer anticonceptivo aplicado, ideado por mujeres, las cuales preparaban un extracto de plantas hiper acidas y amargas y posterior al encuentro sexual era aplicado en la vagina y el útero a fin de neutralizar y barrer con los espermatozoides y así, evitar la fecundación.

Las plantas y su poder medicinal hacían gala de sus propiedades cuando chamanes, comadronas, dulas, abuelas y curanderos, las mezclaban para lograr el tónico perfecto y equilibrado que pudiera ser utilizado.

Plantas como la caléndula se utilizaban para posterior al parto, ayudar a cerrar las heridas de desgarro vaginal ocasionado por los partos difíciles.

Otras sustancias como el bicarbonato son ampliamente conocidas para el tratamiento de cierto tipo de erupción, alergia, brote o herpes vaginal.

Cuando las mujeres de las tribus cabalgaban durante días, las duchas vaginales y baños de asiento de plantas como la manzanilla, el llantén y el árnica, eran utilizadas para desinflamar, servían como analgésico local y refrescaban la zona afectada.

1

Igualmente, había pueblos más conservadores donde por considerarlo pecaminoso, no se aplicaban las duchas vaginales, sino que se hacían los conocidos baños de asiento.

Igualmente eran aplicados con la decocción de plantas medicinales y extractos para procurar el tratamiento efectivo de las dolencias ginecológicas de las mujeres en aquellos tiempos. Y en algunos casos, eran disimulados mediante visitas a los pozos de aguas termales donde se sentaban aun con ropa a beneficiarse de las potencialidades curativas del agua caliente, azufrada y sulforosa de la termal.

Mucho de esas prácticas están siendo rescatadas por naturistas y médicos cuánticos quienes recomiendan las duchas vaginales y los baños de asiento como una alternativa para la regeneración, restauración y equilibrio de la zona más íntima de la mujer.

Como en toda automedicación, hay que tener cuidado con ciertas dosificaciones, algunas personas por falta de experiencia han realizado baños de asiento o duchas vaginales que lejos de ayudarles han ocasionado un daño mucho mayor. Saber de algo es bueno, pero creerse que se saben absolutamente todos los secretos, aveces es riesgoso. Se han conocido casos graves de quemaduras con creolina, vinagre puro, agua oxigenada y alcohol entre otros. Todos, agentes excesivamente irritantes y corrosivos de las mucosas, que al entrar en contacto con una zona tan delicada e inervada como la vagina producen una inflamación, irritación y dolor agudo.

De los cuales no recomendamos ninguna, ya que no podemos respaldar algo que pueda ocasionarle algún malestar.

Si usted desea hacerse una ducha vaginal o un baño de asiento, debe estar segura de los ingredientes que colocara, y así sea solo con agua tibia, deberá tomar las debidas medidas de higiene y esterilización de los materiales a utilizar. Con moderación, cautela y conocimiento podemos rescatar estas prácticas ancestrales que hoy día, son necesarias, por su accesibilidad, bajo costo y fácil aplicabilidad.

No debe ser tan malo, ya que hemos llegado a un punto en que la medicina convencional no da respuestas y muchas personas han vuelto su cara, a lo ancestral, como alternativa al tiempo presente. 

Hasta la próxima!!!

Deja un Comentario

Leer más
Como Curar el Acne

El acné es la enfermedad de la piel más común. Las personas de todas las razas y de todas las...

Cerrar