Tratamiento para el Asma

El asma tiene dos posibles tratamientos: la prevención para evitar su aparición, y el control de los síntomas cuando la prevención fracasa y es inevitable que se desencadene una crisis, más o menos intensa.

Tratamientos del asma: medidas no farmacológicas

El objetivo principal de estos tratamientos es evitar, principalmente las causas que desencadenan o producen la enfermedad.

Pólenes: en los días de viento, soleados y secos, existen una mayor concentración de polen, por eso es mejor no salir en estos días o simplemente permanezca al aire libre el menor tiempo posible.

Así que, evita realizar ejercicio al aire libre y salir al campo; viaja con las ventanillas del coche cerradas y usa filtros anti-pone en el aire acondicionado; usa gafas de sol que tengan protección lateral para evitar el contacto del polen con los ojos; y por las mañanas ventila tu hogar durante 15 minutos, para que el resto del día permanezca cerrada.

Ácaros del polvo: disminuye la humedad ambienta; evita las moquetas, alfombras, tapicerías, cortinas, así como un exceso de accesorios decorativos, porque estos elementos acumulan polvo. Elige muebles que se limpien facialmente con un trapo húmedo; lava la ropa de tu cama cada 2 veces por semana; usa aspirados controlando la limpieza de los filtros, y para la almohada y el colchón utiliza fundas anti-ácaros.

Hongos: no pasees por terrenos húmedos en otoño y en invierno tras la caída de las hojas de los árboles, ventila constantemente los espacios oscuros y húmedos de tu casa, eliminar las manchas de humedad de las ventanas, techos y paredes. Utiliza pinturas anti-moho, evita tener dentro de tu casa muchas plantas y no visites sótanos, graneros, bodegas, o lugares similares donde puedan prosperar estos organismos.

Animales: saca el animal de la casa y después realiza una exhaustiva limpieza. Si te hace difícil alejarte de tu animalito, entonces no lo dejes ingresar a tu dormitorio y báñalo una vez a la semana.

tratamiento-para-el-asma

Tratamiento médico del asma

Los 2 grandes grupos de medicamentos recomendados para el asma son los broncodilatadores y los antiinflamatorios.

Antiinflamatorios: los más usados son los corticoides (fluticasona, budesonida, beclometasona); se encargan de reducir la inflamación de los bronquios. Hay formulaciones por vía oral, por vía inhalatoria o intravenosa en caso de reagudizaciones más graves.

Otros medicamentos antiinflamatorios son las cromonas, que se usan por vía inhalada (cromoglicato y nedocromil sódico) y los antileucotrienos, que se toman en forma de pastillas (zafirlukast y montelukast).

Broncodilatadores: se usan agonistas beta 2 (formeterol, terbutalina, salbutamol y salmeterol), anticolinérgicos (bromuro de ipratropio) y metilxantinas, y la función que tienen es de aumentar el diámetro del bronquio. Se administran de manera inhalada, porque así lleva mayor cantidad de fármaco al pulmón, con menos efectos secundarios para el organismo. Hay muchos tipos: cartucho presurizado, cámara de inhalación o polvo seco.

Inmunoterapia: se usa solamente en pacientes que son sensibles a un alérgeno, en los que no se ha obtenido una adecuada respuesta del asma, a pesar de seguir un tratamiento farmacológico y cumplir unas medidas de evitación adecuadas. Se administra por personal especializado y siempre en el hospital.

Antihistamínicos: no controlan el asma pero sin son buenos para disminuir los síntomas alérgicos como picor en la nariz, enrojecimiento de los ojos, estornudos, etc.

tratamiento-para-el-asma1

Artículo Relacionado:

Deja un Comentario

Leer más
Remedios Caseros para el Cabello Maltratado por la Plancha

En el mundo de la belleza el cabello es considerado como la joya de la corona de toda persona, independientemente...

Cerrar